16 de marzo de 2006

Eutanasia vs. paliativo

Mientras la inyección letal pierde terreno, un nuevo método se impone en Holanda para satisfacer la última voluntad del enfermo desahuciado. Si hay algo que Holanda no elude es la discusión de temas espinosos. La convivencia entre personas de un mismo sexo, el aborto, el consumo de drogas blandas y la eutanasia -la muerte asistida-, son algunos ejemplos. Alcanzar los límites y despejar el terreno de argumentos hipócritas es, se diría, una misión que se encomendó Holanda.

Puesto que estos temas se ponen sobre la mesa y se discute cada una de sus aristas, no debería sorprender entonces que asomen interrogantes sobre prácticas consensuadas. Esto es lo que ocurre con la eutanasia.

El periódico De Volkskrant tituló en diciembre de 2005: "La eutanasia está superada". En una amplia nota revelaba que los médicos se inclinan cada vez más a suministrar un sedante paliativo antes que aplicar la inyección letal.

Este paliativo se llama Dormicum y a diferencia de la eutanasia, no provoca la muerte al instante. Se aplica al paciente periódicamente y en el transcurso de una semana, la falta de alimentos y la deshidratación termina, ya sí, con su vida.

El fin es el mismo y es difícil concluir cuál es el mejor método para acabar con la vida del enfermo desahuciado. En todo caso, Dormicum llega para liberar al médico de su intervención. Sus defensores alegan que este paliativo aporta un fin piadoso. Por el contrario, dicen, la eutanasia debería ser la excepción.

La eutanasia fue legalizada por primera vez en el mundo en Holanda, en 2001. Hasta entonces su práctica era tolerada. Cuando el paciente sufre un dolor insoportable y carece de perspectivas de vida, un médico puede ayudarlo a morir. No es una decisión automática, desde luego. El profesional debe consultar con un colega y el caso es inspeccionado por una comisión especial.

Según De Volkskrant, entre el 5 y el 15 por ciento de las personas moribundas perciben algún paliativo que les alivia el dolor. En promedio, el 3,5 por ciento de cerca de 140 mil fallecidos por año en Holanda se han sometido a la práctica de la eutanasia. Dentro de este grupo se cuentan también los casos de pacientes comatosos, que son "desconectados" por voluntad de sus familiares directos.

Alejandro Pintamalli
10-02-2006
Fuente: Radio Nederland

1 comentario:

Empiezo a entender dijo...

Pues...yo sé que el tema es serio, pero no me digas que no da un poco de risa que un medicamento como ese se llame "Dormicum" . También se podría haber llamado "Dormicum forever"...ja ja ja. Lo siento, es que no puedo evitarlo, la risa, digo. No te enfades.