8 de noviembre de 2006

El Iraquí y su mujer...

Esta que les voy a contar es una historia de la vida real, tan real que nos paso a Juan y a mi algo así como un año atrás...pero no he podido apartar de mi mente.


Juan( mi esposo) trabaja en una gran compañía de exportación de flores, esa vaina es inmensa, Juan debe caminar como 20 kilómetros al día, cuidado si no mas.Allí obviamente trabaja un gentío, no tengo ni la menor idea de cuanta gente, lo cierto es que como es natural aquí en Holanda hay una gran cantidad de inmigrantes de muchísimas nacionalidades, de todos los colores pues.

Juan ayuda mucho a la gente es un hombre muy integro y además muy solidario con todo el que lo necesita y con el que no también.El Iraquí un hombre con muy poco holandés y un tanto perdido en esta sociedad necesitaba con mucha frecuencia la ayuda de Juan en aquello de las comunicaciones( ES DECIR COMPUTADORA) , instalación de programas, rollos con messenger o cualquier cosa... La esposa del Iraquí siempre fue muy servicial, y casi que de 5 visitas comía seis veces,le atiborraba de comida, pero bueno nosotros como buenos Venezolanos y gente cordial decidimos invitarlos a comer en casa, no antes sin que Juan le preguntará a Monir (el Iraquí) que podían comer y que no, por la cuestión de la religión, así que hicimos el menú para el gran día de la visita de Monir, su esposa y su pequeña hija!

Por supuesto en mi mesa no falto el pabellón criollo y de pasó unas arepitas para que las probasen,les tengo que comentar que estuve casi tres horas mechando la carne, aquí no es como en Venezuela,los pedazos son chiquiticos,una ladilla ...Además de que nunca la había preparado,siempre lo hacia mi mama :(

La comida quedo sencillamente espectacular! llegaron nuestros invitados y entre una cosa y otra nos sentamos a comer... Cual será nuestra sorpresa cuando la esposa de Monir solo se sirve "ARROZ" y solo una cucharadita,para ella y su hija.

La cara de Juan y me imagino que la mía eran de muerte lenta, no se sirvió ni una tajada, ni un grano de caraotas, ni siquiera media arepa.Pero bueno Monir se sirvió media arepa, una cucharadita de mi exquisita carne, y un poco de arroz, coño ahí si casi que me caigo de la silla cual Condorito! Tanto trabajo y los carajos nada de nada!

Juan y yo (en español of course) comentábamos que que bolas que los carajos no comían, al mismo tiempo que Juan sin salir de su asombro me decía, "que bolas pana los tipos no van a comer???" Pero bueno decidimos terminar nuestro pabellón para empezar con el postre, un suculento pie de manzanas con helado de mantecado! Y resulta que sin haber terminado de comer los Iraquies se levantaron de la mesa y se fueron a la sala, ahí si que ya el nerviosismo del momento reventó en carcajadas.Terminamos de comer y nos fuimos a la sala y recibimos la GRATA noticia de que se irían porque era tarde!! No les digo yo,locos de bola.

Pero bueno nos comimos las 20 arepas y el kilo de carne sobrantes al día siguiente en compañia de nuestras amigas venezolanas Rocio y Rosana con natica y todo!

Después de analizar todo esto creo que las culturas son bien especiales...y saben que? Nos enteramos días después que Monir y su esposa ya habían comido antes de venir a casa!

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno que Viva la diversidad!!!
A veces, nos quedamos atónitos con las cosas de algunas personas, por sus costumbres, su cultura y hasta su tono de la voz cuando hablan, pero así somos y estamos en este mundo diverso.
Extraño mi pabellón, aquí en Francia no consigues el corte de falda en la carne, para mecharla, está gente si es rara, jajajaja!!
Saludos.

Mil Orillas dijo...

JAJAJAJAJA! Y a los pobres les dio pena decirlo? Quizá por problemas de traducción no entendieron que era almuerzo? o era ramadán? JAjaja!

A Calcines dijo...

Hola Laura, que paso? YA decidieron tener bebes? Pues si aquí la carne no es así que bruto que buena pero se puede comer...como extraño la carne que yo deje,no se la de ahora!

Mil, te cuento que como que los que nunca entendimos fuimos nosotros,jajaja

Adriana dijo...

sip....eso es es asi chica...yo aqui tengo a mis respetados mexicanos que hasta las frutas las comen con picante, y despues del primer pedacito uno se acostumbra jaja...y bueno los chinitos que van al restaurant se ofenden si pretendes levantar el plato de quien alla terminado primero, no se debe hasta que toooooodos hayan terminado....que incomodo...y te imaginaras cuando hay uno que masca agua en la mesa no? como a la hora....y ellos sin poder poner los codos en su plato vacio, para esperar comodamente, digo yo.
Tia adri

Caty dijo...

que comico! tambien me ha pasado....creo que los musulmanes muy estrictos tienen miedo que haya cosas como manteca de cochino en lo que se prepara o asi....si, o tal vez fue eso: Ramadan!: rompen el ayuno cuando cae el sol y claro, luego cenan como a las 11 de la noche....
Lo mas dificil que me ha tocado fué preparar algo para una vegetariana hindu que no comia ni cebolla ni ajo...

A Calcines dijo...

Bueno este Monir es Cristiano...y no estábamos en época de Ramadán...aquí hay como sopotocientos mil musulmanes y ya sabemos como es el cuento...cada loco con su tema,jajaja

Caty dijo...

Bueno Ale....creo que habra que ir a probar lo que hicieste entonces....;) :) :D jeje (es broma, seguro te quedo delicioso! estas como yo, nunca prepare eso hasta que estuve fuera de Venezuela....)
Laura, yo descubri que aqui en Francia, esa carne fibrosa se llama onglet o sino de la babette

Nancy dijo...

Jajajaja... uno se ríe, pero en el momento me imagino que es una situación súper incómoda! Yo trabajo en una empresa de telecomunicaciones que es como las Naciones Unidas... hay gente de todas partes! Ahí es que uno se da cuenta que lo que para ti es completamente normal para otros es una cosa totalmente rara! Mi jefe es hindú y come mascando con la boca abierta cual vaca.... y en general todos los asiáticos tienen esa costumbre! Lo que para nosotros es mala educación, para ellos sencillamente es su forma de saborear la comida!
Cosas veredes Sancho!
Saluditos!
Nancy