29 de diciembre de 2016

JET


  Cuando llegué a Holanda llegue con muchas ilusiones, aun Joy Y Ori eran muy pequeñas. A los dos años por cuestiones legales fue que pude comenzar la escuela. Cuando terminas el primer año, que es obligatorio, te ofrecen trabajo, claro está de limpieza, no hay nada más para un recién llegado sin diplomas .Comencé en un hotel, al año me fui porque sencillamente no aprendía nada de holandés, las turcas tenían sus círculos al igual que las curazoleñas, no habían muchas opciones, o aprendía turco o aprendía papiamento. Pase por otra compañía de limpieza allí tuve la suerte de trabajar con un muchacho que estaba estudiando administración internacional,  el estaba aprendiendo español para mi suerte, hablaba tan mal español como yo holandés, así fue como nos entendimos. Le comente que quería trabajar con ancianos, me ayudo a hacer la carta de motivación  que pedían y a las dos semanas voilá !!  Me llamaron para la entrevista.

   El día que comencé a trabajar tenía dos clientes un señor de 88 años y una señora de 67, él cascarrabias a más no poder y  ella sencillamente encantadora. En este trabajo de asistencia o de ayuda como lo llaman aquí es primordial que haya un click con la personas, a veces no lo hay, otras, es de inmediato. El viejo Jos tardo más de tres semanas en firmar el contrato, todas las semanas me decía: “ y si después si tu no me gustas o yo no te gusto?  A los dos meses lo tenía comiendo en la palma de la mano, jajaja  no tardo mucho en mostrar que era muy cálido y hablador.

  Jet me esperaba cada martes sin falta, a eso de las 11 nos tomábamos un café, a veces hacia las compras por ella, eso está dentro de mis obligaciones,  pero con el tiempo podía ir un  sábado o un domingo a arreglar o pintar cualquier cosa, evidentemente eso está PROHÍBIDO, no se pueden establecer relaciones amistosas en este trabajo, será uno de palo, no te digo yo.

  Compró un vitral en una de sus salidas,  la verdad es que las dos estábamos enamoradas de aquel azul del tamaño de una hoja A4, esperó el martes para que yo lo colgara, entre las dos escogimos un sitio privilegiado.

  Con el paso del tiempo ya no era un café si no dos,  el segundo acompañado por una torta un croissant, o sencillamente algo rico.

  El año pasado a mediados  de julio como cada martes fui a casa de Jet,  9 años  con la misma rutina, toqué el intercomunicador, ella abrió la puerta, sin embargo el no escuchar el sonido de la cafetera inmediatamente después de que abriera me alerto de que algo no estaba bien. Subí la escalera, efectivamente ella no estaba bien, yacía en su cama, hablaba con cierta dificultad. Tome su temperatura, su tensión y pulso, decidimos llamar al médico de cabecera, Jet me conto que había estado el día anterior en el hospital por un dolor abdominal.
    Me dijo que había llegado a las 4 de la tarde y a las 11 de la noche la enviaron a la casa porque no tenía nada. Tenía el abdomen muy inflamado, del tamaño de una pelota de futbol.
El médico finalmente llego a eso de las 11, la ambulancia llego unos 5 minutos después de que la doctora llamara.  Recogí el bolso que Jet había preparado  día anterior. Y me fui al hospital, desde allí  llame a mi jefe para contarle lo que había acontecido, le dije que me iba a quedar con Jet  aun si eso ponía en riesgo mi trabajo, después de un largo silencio, me dijo : “ puedes quedarte, pero por favor llama al próximo cliente y avisa que no vas”
Después de que la vieran varios asistentes, enfermeras, etc  en el trascurso de casi  4 horas llego finalmente la  gastroenterólogo, yo estaba muy molesta, no solo por la espera si no por el garrafal error de dejarla ir la noche anterior sin ningún tipo de evaluación. La Dra.dijo,: “ esta señora necesita ser operada de inmediato” , le dije que como era eso posible si la noche anterior la habían enviado a casa, se molesto y blablablá , y llamo al camillero para que llevara a Jet  a hacerle un scan.  En ese momento nos quedamos solas Jet y yo, me pregunto: “ Será que este es el principio del fin? “ , no Jet de seguro todo estará bien le dije.
Me dijo que agarrara 50€ de su cartera, por mi cumpleaños y las vacaciones, cada año acostumbraba a  darme una tarjeta acompañada del dinero. Le dije que no, que me lo diera cuando regresara (yo salía de vacaciones a los 5 días) que era posible que lo necesitara para pagar el taxi o cualquier otra cosa. Me fui a su casa por el cepillo de dientes y un par de cosas que se habían quedado, hice su cama con sabanas limpias para cuando regresara,  y deje en casa un par de cosas que no serían de utilidad en el hospital. La fui a visitar cada día sin falta después del trabajo, lave sus pijamas una vez después de insistirle que nada me costaba. El  quinto día  me despedí por que debíamos salir para Francia.

Regresamos de las vacaciones, no me lo podía creer, abrí un sobre que había llegado y era la invitación para el funeral de Jet, caí de rodillas  y comencé a llorar, quizá de impotencia, ya que el funeral había pasado. Llame a su cuñada cuando ya estaba mas tranquila para dar las condolencias y para pedir disculpas por no haber asistido a los servicios fúnebres.
En fin, ella tenía razón era el principio del fin.

Un par de semanas después llego otro sobre, era de una notaría, leí un par de veces, tampoco me lo podía creer, Jet me había dejado una herencia,  lo suficiente para cambiar  un par de cosas que quería cambiar en mi vida. Llore también desconsolada, no tenía a quien agradecer tanta bondad. Después lo hice mil veces como si la tuviera en frente, de seguro esta por allí escuchando.

La historia no acaba aquí… nunca dejo de sorprenderme. Tocaron a mi  puerta y era su sobrina, no la conocía, vino a casa a traerme aquel vitral azul que tanto me gustaba…




11 comentarios:

Adriana Calcines Fox dijo...

Querida hermana, que historia tan linda, se parece a ti... escrito suena mas bonito que contado... Hacer el bien siempre ha sido tu modo de vida. Ella de seguro te piensa alla en cielo...

Arcadio Enrique Delgado Cartaya dijo...

Amiga Alejandra, que historia tan bella, se me aguaron los ojos......! Tal y como lo decía Miguel Ángel Landa en su programa Bienvenidos::::: Haz bien y no mires a quién.... Se les quiere mucho hermanas Calcines 😘

Arcadio Enrique Delgado Cartaya dijo...

Bella y triste a la vez, pero es mejor buscarle el lado bonito 😉

Ale Calcines dijo...

El lado bonito fue lo que me movió a escribir, todavía creo en la gente, también la que me ha hecho daño , por que de esas también aprendí. Y la amistad, esa vale mas que cualquier herencia!!!!

Adestaudy@hotmail dijo...

Querida amiga, un escrito conmovedor. Ya me habías comentado esas alegrías y tristezas vividas en tu trabajo, ya los viejos tenemos nostalgia del futuro que cada día es más pequeño e incierto. Gracias a Dios algunos viejitos hemos sido privilegiados con tu afecto.

Ale Calcines dijo...

Mi afecto siempre será libre y sincero para personas tan especiales como tu !!

novia de juanma dijo...

Alee que hermosa historia, eres un Ángel lleno de Luz y Amor para dar. Continúa tú camino eres muy valiente y todo lo mejor te acompañará y llegará siempre ❤

Curiosa Rivers dijo...

Primero que nada, qué alegría volver a leerte. :)
Segundo, qué historia tan commovedora. Fuiste un ángel que tocó su vida y al final ella te lo retribuyó. Qué hermoso.
Aprovecho para desearles unas felices fiestas, esperando que todo estén bien. Tiempo sin saber de ustedes.
Un abrazo.

Ale Calcines dijo...

Gracias! Ya sabes la vida da muchas vueltas, espero seguir contando unas cuantas historias guardadas en mi memoria!

Patricia Sanchez dijo...

Hermosa historia mi Ale! Muy conmovedora, bondadosa, lloré, la sentí, ufff tienes un corazon de oro!! Love u friend ����

Ale Calcines dijo...

Love u too!