3 de agosto de 2007

A Mairma

Ella tenía tres años cuando apareció en su vida una "vieja maracucha"que le piso el cartón que le servía de "rampa" para subir y bajar en la bicicleta ... Esta señora a quien la pequeña veía como si era enorme, no salió de su asombro por las palabras de aquella niña y fue a contarle la gracia a la madre de aquella pichurra busca pleitos... La Sra. muy educada le pregunto a la otra señora si esa era su hija, a lo que la sra en cuestión respondió "si por qué? Hizo algo?

A lo que la viejita ( que no era tal) le respondió, no, no es solo que le pise el cartón sin querer con la camioneta y ella me dijo"mira coñito de tu madre, me puedes decir por qué me pisaste mi cartón???

" La mujer casi muere de la vergüenza pero la señora se le adelanto diciendo "tan bella" me lo dijo con un tono...

Este fue el primer encuentro de esas viejitas que han sido las madres desde siempre de la ahora no tan pequeña... y parece que cada día el amor por esas viejas crece y crece sin importar las distancias y el tiempo...

No ha perdido el contacto con ninguna de las dos... una la madre biológica y otra una madre de corazón que siempre estuvo ahí para socorrerla burlarse del mundo y hasta llorar con ella...

Hoy Alejandra esa niña que no ha perdido su esencia, escuchó que su Mairma (su vieja maracucha) se le va.... un cáncer está acabando con ella... todo fue tan rápido que aun, no reacciono...y coño porque siempre las cosas tienen que ser así? Cuando estaba del lado de allá se me fue mi viejo del lado de acá y ahora que estoy aquí, pues mi gente está allá...

Disfruten cada día sus relaciones al máximo... nunca sabremos cual es nuestro día final.. abraza cuando quieras abrazar, besa cuando quieras besar, comunica tu amor de cualquier manera, perdona y pide perdón, que la muerte nunca se sabe cuando nos ha de alcanzar...

12 comentarios:

SOL dijo...

Estas noticias mueven el piso cual terremoto, cuando todos los seres queridos estan del otro lado del charco... y yo loquita por saltar ese charco y abrazarlos.
Que tu vieja maracucha consiga la paz y serenidad necesarias en estos tiempos tan duros.
Saludos!

Nostalgia dijo...

Elevo una oración por tu Mairma.
A eso estamos expuestos cuando emigramos, a no estar presentes en los últimos momentos de algunos seres queridos.
Ojalá te dure tu Mairma un tiempito más.
besos ♥

Alleta dijo...

Te entiendo perfectamente. Hace poco se me fue EL tio, ese que no habia necesidad de dar el nombre, porque aunque nos sobran los tios, cuando en mi casa se decia el tio, mis hermanos y sabiamos que hablabamos de el. A él, el cancer se lo llevo en tan poco tiempo que ni siquiera me dio chance de verlo. Ahora me tocara llevarle una florecitas y echar otra lloradita en su 'nueva casa'.
Besitos para ti y oraciones por tu Mairma

Rosa dijo...

Parte triste de la vida del que emigra, cuando estaba alla perdi a mi abuelos aqui y ahora aqui me preocupar lo que pasara con mis amigos y familia postiza que quedo en Caracas.
Tienes razon hay que vivir cada minuto y disfrutar de nuestra gente. Espero que Dios ayude a tu Mairma a no sufrir mucho antes de ir a otro lugar mejor. Un abrazo

Cho dijo...

Ale no sé que decirte, esa es una de las cosas que me agobia por estar lejos… el que alguna de las personas que quiero se enferme o le pase algo malo me duele en el alma.
Mis oraciones y mejores deseos de salud y paz para tu Mairma; que el recuerdo del amor y abrazos de la gente que la quiere la envuelva.

Curiosa dijo...

Ale no sabes cuanto te entiendo hoy, de verdad.
Con toda mi tristeza le envío un abrazo a tu tristeza para que se acompañen y no se sientan tan mal.
Saludos

Ale Calcines dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ale Calcines dijo...

A veces pienso que mas que tristeza es rabia lo que siento...te jodes por los que quieres ,te empeñas en ser feliz aunque no lo seas, te entregas a tus hijos, te rompes la espalda para salir adelante, tratas de que todo este en "orden" para que carajo?? para que venga un médico y te diga "se acabo lo que se daba" "se jodio pues"lo siento, no me jodan que arrechera con la vida, que aunque yo trate de todas las maneras de enfrentar la muerte siempre me juega la misma pasada...No ,no he logrado descifrar el porque lloramos, se que no estamos preparados para la muerte, pero nadie nos enseña sobre la muerte, nos enseñan a vivir pero hasta ahí...

12:18 AM

Ale Calcines dijo...

Y quién dijo que se puede aprender a vivir? Pues tampoco la vaina es así, se aprende en el camino, se aprende haciendo, así como los hijos aprender a ser hijos y los padres a ser padres, o es que el padre es padre desde siempre? o es que madre se es desde siempre? pues no,se es desde que se tiene un hijo,así igualita es la vida se aprende en el camino dándose carajazos y volviéndose a levantar...no hay clases que enseñen como comportarse o como reír, o como llorar, eso es innato...así es la muerte una experiencia diferente para cada quien...Hoy le pido a la vida que te lleve sin dolor...ya bastantes vainas has pasado...

Yolanda Fernández dijo...

Ale, tienes mi hombro, cuenta conmigo.
La vida nos da muchos "carajazos", pero el carajazo del cáncer es de terror... la incertidumbre me mataba hace unos días... hoy estoy tranquila y entiendo perfectamente cómo te sientes, entiendo tu impotencia y tu dolor,y siento mucho que estés pasando por eso. Ojalá Diosito le permita a Mairma salir airosa de ese trance.
Un abrazo grande, mi ñiña.

Anónimo dijo...

uf, mairma, un personaje para contar historias, de alegria, chistes, muy serios, de tragedia, asi como es ella, grandota, asi la queremos en la casa hermana, forma parte de nuestra historia, ella mas que nadie... es un paso obligado por nuestros cuentos, cuanto la queremos, cuanto la vamos a extrañar, bueno, mas aun, porque sabemos que no la volveremos a ver..., ella me saludo, y cuando me pregunto que cuando voy a venezuela, ella misma se dio cuenta que quizas ya no nos volveremos a ver... se me movio el piso, al menos pudimos hablar, pero si va a sufrir mucho prefiero que no me espere, que se vaya tranquila, yo guardo en mi corazon lo mejor que ella nos pudo dar, como siempre, hasta sus recetas maracuchas personalizadas que no faltan en nuestra dieta diaria...
Mairma, te amo... la bendicion

El Trimardito dijo...

Alejandra, te entiendo pero ante todo fuerza y piensa que lo mejor que te ha quedado son los buenos recuerdos.

Saludos!!