13 de abril de 2006

Enséñales estas verdades a tus hijos..

Enséñales que no necesitan nada externo para ser felices, ninguna persona, lugar o cosa; y que la verdadera felicidad se encuentra en su interior. Enséñales que se bastan a sí mismos. Enséñales esto y les habrás dado una espléndida educación. Enseña a tus hijos que la idea del fracaso es mera ficción, que cada intento es un éxito que cada esfuerzo produce la victoria, y que el esfuerzo no es menos honroso que la victoria. Enséñales eso y les habrás dado una espléndida educación. Enseña a tus hijos que están profundamente conectados con toda la Vida, que son Uno con todas las personas. Enséñales eso y les habrás dado una espléndida educación. Enseña a tus hijos que viven en un mundo de magnífica abundancia, que hay suficiente para todos y que, al compartir lo más posible y no a recaudar lo más posible, recibirán en abundancia. Enséñales eso y les habrás dado una espléndida educación. Enseña a tus hijos que no se necesita ser o hacer nada en particular paragozar de una vida llena de dignidad y satisfacción, que no es necesario que compitan con nadie por nada, y que las bendiciones de Dios son para todos. Enséñales eso y les habrás dado una espléndida educación. Enseña a tus hijos que no serán juzgados, que no deben hacer siempre todo a la perfección, para ser considerados perfectos y bellos ante los ojos de Dios. Enséñales eso y les habrás dado una espléndida educación. Enseña a tus hijos que la consecuencia y el castigo no son lo mismo, que la muerte no existe, y que Dios nunca condena a nadie. Enséñales eso y les habrás dado una espléndida educación. Enseña a tus hijos que el amor no pone condiciones, que no deben preocuparse por perder tu amor , y que su propio amor, compartido sin condiciones, es el mayor regalo que pueden dar al mundo. Enséñales eso y les habrás dado una espléndida educación. Enseña a tus hijos que ser especial no significa ser mejor, que declararse superior a alguien es no ver a esa persona como "quién es realmente" y que es >muy saludable reconocer que "el mío no es el mejor camino, sino tan sólo otro camino". Enséñales eso y les habrás dado una espléndida educación. Enseña a tus hijos que la ilusión de la ignorancia se puede erradicar de >la faz de la Tierra, que todo lo que la gente necesita en realidad es regresar a su ser, recordar quién es realmente. Enséñales eso y les habrás dado una espléndida educación. Imparte estas enseñanzas no con tus palabras, sino con tus actos, no con discusiones, sino con demostraciones. Pues lo que tus hijos emulan son tus actos y lo que tú eres es lo que ellos serán.

Desconozco su autor, solo por compartirlo.

6 comentarios:

JotaDobleVe opina dijo...

El escrito es de Neale Donald Walsch, http://www.nealedonaldwalsch.com/ y si está muy bonito

Empiezo a entender dijo...

;-)

Adriana dijo...

Que lindo... cuantas verdades

saludos

Jacqueline dijo...

Es bello... sólo que criar hijos es tan difícil... la mitad del tiempo no soy ni la mitad de la buena madre que quisiera ser.

A Calcines dijo...

Jacqueline: Sí,la cosa no es así que bruto,que fácil,pero la verdad es que el camino se aprende...además de que las madres tenemos ese don desde que los tenemos en el vientre.Para tus hijas de seguro eres la mejor de todas las madres :)

A Calcines dijo...

Chas gracias por la información!