31 de enero de 2009

La Crisis Economica en Holanda

Despidos masivos en ING, Corus y Philips, decenas de empresas pequeñas están al borde de la quiebra. Parece que la crisis sólo hace víctimas. Pero también hay quienes se benefician: las casas de préstamos. Cuanto menos préstamos conceden los bancos, más gente acude a las casas de empeño.



Las casas de préstamos reciben joyas, ipods y computadoras. Los dueños se deshacen - temporalmente o definitivamente - de sus propiedades a cambio de un préstamo sin mayores problemas. El prestamista no mira la solvencia de sus clientes. Lo único importante es lo empeñado. Si no se cumple con las cuotas del préstamo, el objeto es vendido.

Casa de empeño en Holanda
Los sucursales holandeses de Cash Converters - una cadena con sucursales en 17 países - experimentó un aumento del 30 por ciento de clientes en los últimos seis meses. La empresa indica que ya no son los más pobres quienes acuden a las casas de préstamo; cada vez es más gente de clase media y de ascendencia holandesa. Al mismo tiempo, los clientes entregan productos más caros, como por ejemplo laptops.

Otras cadenas de casas de préstamos hacen también buenos negocios en Holanda. La explicación de los analistas es sencilla: la recesión causa desempleo. Los nuevos desempleados no reciben préstamos de los bancos, y necesitan dinero para pagar el alquiler u otros gastos. El prestamista ofrece una solución fácil.



Robert Chesal

30-01-2009


Fuente: Radio Nederland

2 comentarios:

Waiting for Godot dijo...

Ademas que en Holanda es uno de los paises donde menos se paga en despidos, claro luego el estado te mantiene pero el pago dependiendo de los casos es muy bajo. Es duro pero vendran tiempos peores y en toda Europa, al principio la gente se pensaba que solo pocos paises europeos serian afectados y quizas los que estaban peor economicamente pero esta crisis va a por todos los paises. Besitos para uds.

Nocheoscura dijo...

Las casas de empeño son una solución temporal. Yo sólo deseo que llegue el día en que mi vida no dependa de un banco, ha tenido que venir una crisis para abrirme los ojos. Mejor tarde que nunca.