11 de junio de 2007

Soledad...

El sábado como cualquier sábado fuimos todos al mercado... primero fuimos a uno que es muyyy económico a comprar ciertas cosas que allí son de buena calidad y muy baratas... Nos encontramos con un par de señoras que son encantadoras, una de ellas es la madre de la primera maestra que tuvo Ori aquí en Holanda... su hermana siempre va con ella a hacer compras, esa viejita preciosa irradia mucha tranquilidad y sus abrazos lo hacen sentir a uno muy vivo.

Después fuimos a otro supermercado, mucho mas grande y con las cosas de marca que no hay en el económico... Allí para variar las chamas ya estaban ladilladas de la compradera y eso que todavía faltaba ir a la óptica por los lentes de Joha.

Cuando ya casi salíamos un olor a soledad impregno el ambiente, cuando mire a la persona que iba pasando me pareció haber visto a la soledad hecha persona, me dio una tristeza extraña... era un viejito de unos 80 y tantos años vestido impecablemente con su flux , su pañuelo en el bolsillo, sus zapatos bien pulidos, muy bien combinado y peinado ... pero era evidente que su ropa no se lavaba como se debe hacía mucho tiempo... y así se perdió entre la gente la soledad hecha hombre.

10 comentarios:

Rosa dijo...

Eso que cuentas pasa mucho en ancianos varones que se quedan solos y no saben atenderse bien a si mismos por haber tenido antes una mujer que lo hiciera, en cambio las ancianas cuando quedan solas son perfectamente capaces de hacer todo, eso se notaba hasta en el geriatrico donde yo trabajaba, pero lo mas triste es que no tengan a nadie mas a quien recurrir.

Ale Calcines dijo...

Rosa así es... lo peor es que no tengan a nadie que les eche una mano

Waiting for Godot dijo...

Lamentablemente hay muchos viejos solos... Un abrazo.

Laura dijo...

Triste andar solo por la vida, sobre todo en los últimos años.

El Trimardito dijo...

Espero no llegar a viejo solo, que va.

Saludos!!

alida dijo...

Sabes me da mucha tristeza, cuando veo un anciano en la calle pidiendo, o en el banco cobrando su pensión que nadie lo acompaña
Saludos

Blau dijo...

Holaa holitaaaa, llegue aquí :o) y me ha gustado...los viejitos solos me rompen el corazón.
Un besin

tere dijo...

Hola: ya en otras ocasiones he leido sus comentarios inclusive vi las fotos de las niñitas
pongan mas aunque sea de espaldas y con los rostros velados para saber cuanto han crecido
me encantan los comentarios de sus vidas del dia a dia
me imagino que la niñas son ya unas perfectas holandesas pero no se como les ira los padres en eso de hablar holandes que me han dicho que es muy dificil

Ade dijo...

Muy triste ,lamentablemente eso es ley de vida, por supuesto que hay excepciones. Y no solo se siente el "olor a soledad" sino que se ve, por la falta de vista muchas veces pasan desapercibidas manchas, rotos etc
Un abrazo
Adela

Adriana Guerra y Raquel Silva dijo...

Cuando uno vive afuera descubre la soledad, y cuando se regresa a su propia tierra nos sentimos unos extraños. La paradoja de los viajeros... Por ahora regresé a Venezuela para que los chamos tengan su infancia por acá. Margarita está muy linda pero me siento muchas veces como una extraterrestre, no entiendo algunas cosas, y otras no las quiero entender!!!!
Raquel